The Silence of the Sirens

Coordinador Oscar Cortés 

 

Oscar Mauricio Cortés Arenas, Arquitecto de la Universidad Javeriana, artista Magíster Interdisciplinar en Teatro y Artes Vivas de la Universidad Nacional de Colombia, y docente de ésta misma Universidad en la Especialización en Educación Artística Integral.

Como artista ha realizado prácticas en múltiples disciplinas de las artes visuales, la arquitectura, el diseño y el teatro, generando puentes y relaciones entre las mismas,  de modos que evidencian convergencias transdisciplinares en el marco del arte contemporáneo, en contextos experienciales. Ha desarrollado proyectos de intervención específica de espacios, video-instalación, escritura escénica contemporánea y performance.

Como docente –artista, en el 2011 coordinó el Laboratorio Piloto de Investigación – Creación del Ministerio de Cultura, en las Islas de Providencia y Santa Catalina. Ha trabajado con estudiantes de Diseño Industrial de la Universidad Nacional y con niños del Colegio Distrital Compartir Recuerdo en Ciudad Bolívar, en el Desfile Metropolitano de Comparsas Infantiles en el 2010 y 2011, donde el problema del deseo y la experiencia son devenir en el proceso de creación. Además, participó en el programa de formación en investigación con el Instituto de Estudios Sociales y Culturales PENSAR de la Universidad Javeriana.

Ha participado en investigaciones en el campo de las artes contemporáneas y de la pedagogía de la educación artística transdisciplinar, recibiendo varios reconocimientos por la calidad académica de sus producciones; por su meritoria, creativa e innovadora labor pedagógica, y en danza y teatro; por sus aportes en la reflexión sobre patrimonio y desarrollo regional.  

Sus trabajos artísticos e investigativos han sido publicados, incluyendo las tesis de Pregrado y de Postgrado, por: La Universidad Nacional (2011); la Secretaría de Educación Distrital, Revista Aula Urbana (2011); la Universidad Javeriana (2004 y07); la Corporación de Estudios Interculturales Aplicados INTERCULTURA y el Instituto para la Investigación Educativa y el Desarrollo Pedagógico, IDE (2011).

Ficha Técnica de Entrada

Pedagógico Proyecto

The Silence of the Sirens 

Sede Casas de la Cultura del Centro y Casa Baja. Sena Regional. Inmediaciones de las islas.
Participantes Personas interesadas en la expresión artística visual, plástica, sonora, musical,
teatral, danzaria, corporal, literaria, filosófica
Duración Diez días.
Apoyo Departamental Alcaldía del Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina.Yolanda Hooker, Coordinadora Local de Providencia.

Presentación del Laboratorio

 

Existen métodos insuficientes, casi pueriles, que también pueden servir para la salvación. He aquí la prueba: Para protegerse del canto de las sirenas, Ulises tapó sus oídos con cera y se hizo encadenar al mástil de la nave. Aunque todo el mundo sabía que este recurso era ineficaz, muchos navegantes podían haber hecho lo mismo, excepto aquellos que eran atraídos por las sirenas ya desde lejos. El canto de las sirenas lo traspasaba todo, la pasión de los seducidos habría hecho saltar prisiones más fuertes que mástiles y cadenas. Ulises no pensó en eso, si bien quizá alguna vez algo había llegado a sus oídos. Confió por completo en aquel puñado de cera y en el manojo de cadenas. Contento con sus pequeñas estratagemas, navegó en pos de las sirenas con alegría inocente.

Sin embargo las sirenas poseen un arma mucho más terrible que el canto: su silencio. No sucedió en realidad, pero es probable que alguien se hubiera salvado alguna vez de sus cantos, aunque nunca de su silencio. Ningún sentimiento terreno puede equipararse a la vanidad de haberlas vencido mediante las propias fuerzas.

En efecto, las terribles seductoras no cantaron cuando pasó Ulises; tal vez porque creyeron que a aquel enemigo sólo podía herirlo el silencio, tal vez porque el espectáculo de felicidad en el rostro de Ulises, quien sólo pensaba en ceras y cadenas, les hizo olvidar toda canción.

Ulises (para expresarlo de alguna manera) no oyó el silencio. Estaba convencido de que ellas cantaban y que sólo él estaba a salvo. Fugazmente, vio primero las curvas de sus cuellos, la respiración profunda, los ojos llenos de lágrimas, los labios entreabiertos. Creía que todo era parte de la melodía que fluía sorda en torno de él. El espectáculo comenzó a desvanecerse pronto; las sirenas se esfumaron de su horizonte personal, y precisamente cuando se hallaba más próximo, ya no supo más acerca de ellas.

Y ellas, más hermosas que nunca, se estiraban, se contoneaban. Desplegaban sus húmedas cabelleras al viento, abrían sus garras acariciando la roca. Ya no pretendían seducir, tan sólo querían atrapar por un momento más el fulgor de los grandes ojos de Ulises.

Si las sirenas hubieran tenido conciencia, habrían desaparecido aquel día. Pero ellas permanecieron y Ulises escapó.

La tradición añade un comentario a la historia. Se dice que Ulises era tan astuto, tan ladino, que incluso los dioses del destino eran incapaces de penetrar en su fuero interno. Por más que esto sea inconcebible para la mente humana, tal vez Ulises supo del silencio de las sirenas y tan sólo representó tamaña farsa para ellas y para los dioses, en cierta manera a modo de escudo.”

 

Franz Kafka, El silencio de las sirenas

 

 

Providencia es una pequeña comunidad de un fuerte carácter territorial debido a que en la actualidad no dispone de un sistema de un transporte eficiente (por mar o por aire) que facilite intercambios en el flujo de población con otras islas o continentes. Adicional a esola Islacuenta con más de siete órdenes religiosas y una herencia anglicana que han determinado un carácter silencioso y prevenido a muchos de sus pobladores. Paradójicamente como Isla del caribe, no está exenta de la difícil problemática con el tráfico de drogas en la población más joven y solo una minoría de la población adulta se dedica a la producción artística, quienes no cuenta con un soporte académico o institucional, y su producción como artistas se encuentra sujeta a un condicionamiento como sujetos dignos de su oficio y abogan por mantenerse en una estética tradicional aceptada, como la pintura en óleo y acuarela de marinas, bodegones, e inclusive la producción de artesanías como forma de supervivencia. Solo algunos de ellos exploran nuevas técnicas pero se encuentran sin apoyo.

 

San Andrés ha tenido una abrupta inserción del turismo en su territorio y en su cultura. Esto ha hecho que el poblador original tenga pocas posibilidades de expresarse en términos de la tradición. La imagen del ‘isleño rastafari’ se ha vuelto un cliché de culto que no corresponde a dicha tradición. La abrupta llegada de inmigrantes de otras zonas del país también ha causado degradación social y violencia.

 

El «Laboratorio» que se propone realizar busca indagar las vivencias y experiencias de los habitantes de las Islas, con la pretensión de que individual o colectivamente se generen procesos de creación basándose en el cuento The silence of the sirens de Kafka. No se realizará una convocatoria masiva, no habrá anuncios para los habitantes de las Islas, se apostará al silencio en las Islas del Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, el mismo silencio de las sirenas que allí habitan. El proceso será silencioso, pero tan atrayente que se espera que gran parte de la comunidad participe.

 

Las acciones que realizaremos en el archipiélago se registrarán en video y en fotografía. La manera de registrarlo y exponerlo implicará también un proceso metodológico de cómo presentar una experiencia.